JUNIO 2013

Un ejemplo de profesionalidad. Sílvia Aranda

Sílvia Aranda.
ActrIZ Y escultora

    Realmente, siguiendo tu trayectoria profesional, podemos decir que eres una artista en el sentido más amplio de la palabra.¿Qué estudiastes y por qué?

Estudié Bellas Artes en la Universidad de Barcelona por las mañanas. Al mismo tiempo, asistía a clases de arte dramático por las tardes y también estudiaba inglés y música.
Quería ser actriz y quería hacer una carrera.
Como la escultura me ha acompañado desde bien pequeña, me decidí por Bellas Artes.

    ¿Qué te hizo iniciar tu camino en el mundo de la interpretación?

Siempre he tenido muy clara mi vocación de actriz. Desde muy pequeña estaba fascinada por el mundo del cine, quería ser todos esos personajes que veía y así poder vivir muchas vidas en una.
Así que en cuanto pude, me apunté a un grupo de teatro y al poco tiempo ya empezaba mis primeras clases de interpretación.

    ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión de actriz?

La posibilidad de ser mil personajes distintos, de ser algo realmente diferente a lo que tú eres, la posibilidad de sacar todas esas “Sílvias” que de otro modo jamás podría llegar a conocer.

    ¿Y lo que menos?

El tener que estar continuamente promocionándote y vendiéndote. Esa parte es la que menos me gusta y la que peor llevo.

    ¿Qué consejos le darías a alguien que empieza?

Esta profesión es una carrera de fondo, con subidas y bajadas, y hay que saber superar todas las etapas. Muchos se quedan por el camino, pero quien resiste la carrera, gana.

    ¿Cómo ves la situación del cine en la actualidad? ¿Qué es lo que está fallando?

Complicada. Hay mucho talento, cosa que está muy bien, pero falta dinero para poder llevar a cabo un proyecto, y con la actual situación económica no es fácil conseguirlo. Hay que reinventar la industria del cine, crear nuevas formas de poder llevar a cabo buenos proyectos que ya están sobre el papel.

    ¿Y del teatro?

Complicada también, y muy injusta, está claro que este gobierno quiere acabar con la cultura,y el IVA nos está matando. Realmente es algo absurdo. Cuando se hace una representación, se necesita el mismo presupuesto tanto si hay 10 espectadores como si hay 200, por tanto, no subamos el precio, bajémoslo, y llenaremos las salas!
Y lo mismo se puede aplicar al mundo del cine, los costes son los mismos para la proyección de una película, independientemente del número de espectadores, así que intentemos llenar las salas, no?

    Entre el cine, el teatro y la televisión, con qué medio te quedarías.

La complicidad con la cámara tiene algo realmente fascinante, y también la presencia del público en un teatro te dispara la adrenalina. Y una buena inyección de aplausos después de una función, te deja claro el trabajo bien hecho.
Difícil decisión, cada uno tiene su magia y su momento, lo ideal es poder compaginarlos.

    ¿Cuáles han sido tus últimos proyectos?

La película “El Cuerpo”. Tenía un personaje breve pero muy intenso. Era Ruth, esposa del personaje que interpretaba Jose Coronado. Y en este 2013 he hecho un par de cortometrajes muy interesantes: “Juegos de corbata” y “Últimas voluntades” , que empezarán pronto su recorrido por festivales. También ando en un proyecto teatral que todavía se está gestando. Y estoy esperando que se materialicen algunas propuestas muy interesantes.

    También eres escultora, ¿Qué te aporta esta faceta artística?

Me llena muchísimo mi parte creativa, sobre todo en las épocas de búsqueda de trabajo como actriz, ya que para esculpir no necesito a nadie, así que cuando me apetece, me pongo, y las horas vuelan!

    ¿Qué relación existe entre el mundo de la interpretación y la escultura?

Todo es creación, desde uno mismo o desde un material. Das forma o das vida a un personaje, todo es la expansión de tu ser.
La gran diferencia es que para interpretar has de estar dentro de un proyecto y para esculpir solo dependes de ti.
La escultura es una muy buena forma de sacar la creatividad, ya que si se queda dentro, duele mucho.

    ¿En qué te inspiras para hacer tus obras? ¿Cuáles son los temas más recurrentes?

Son imágenes que me vienen a la cabeza, formas, sentimientos, emociones que tienen mucho que ver con tus vivencias, tus experiencias y formas de sentir.
Tengo figuras individuales, que aportan diferentes sensaciones: paz, fuerza, coraje, sabiduría, calma, y otras figuras de parejas que llevan a otras sensaciones: amor, ternura, pasión

También tengo toda una colección de figuras hechas en plastilina que representan personajes de películas, series o cómics.

    ¿Qué materiales utilizas?

Utilizo arcilla, hoy en día hay unas arcillas de color que te permiten unos acabados geniales y con una dureza extraordinaria, sin necesidad de pasar por el horno.
Y por otro lado, tengo las figuras hechas de plastilina que es un material fantástico para trabajar el detalle. Son bastante más frágiles, aunque algunas tienen más de 15 años! esa fragilidad también forma parte de su encanto.

    ¿A qué público te diriges y qué canales utilizas para darte a conocer?

Mi obra es para todos los públicos. Para aquel que la vea y le mueva algo dentro. Para el que se identifique o se sienta atraido por ella.

Para darme a conocer he hecho alguna exposición.
Y tengo mi exposición personal permanente en internet, en mi página web de escultora.
Aquí os dejo la dirección para que podáis verla:
http://www.silvia-aranda.com/esculturas/index.htm

Funciona muy bien el boca-oreja, la gente que compra son mis mejores managers. También trabajo por encargo.